23 ene Enervacion o derecho de enervar el desahucio.

En los procesos desahucios por falta de pago de las rentas o cantidades debidas por el arrendatario, el procedimiento finalizará mediante decreto dictado al efecto por el Secretario Judicial si, previamente a la celebración de la vista el inquilino paga al arrendador o pone a su disposición en el tribunal o notarialmente el importe de las cantidades reclamadas en la demanda, y también de las que adeude en el momento de dicho pago. A esto se le llama derecho de enervar el desahucio. En palabras sencillas se trata de evitar el desahucio mediante el pago de lo que se debe.

La enervación solo se podrá ejercitar en una ocasión, de forma que si el arrendatario hubiera enervado el desahucio en una ocasión anterior, es decir, hubiera pagado lo debido, evitando así el desahucio, no tendrá derecho a volver a enervar.

Existe una posibilidad de evitar la enervación. La enervación puede evitarse cuando el arrendador hubiese requerido de pago al arrendatario por cualquier medio fehaciente como mínimo con un mes de antelación a la presentación de la demanda y el pago no se hubiese efectuado al tiempo de dicha presentación. Lo más recomendable es hacerlo mediante un burofax con requerimiento de pago previo a la demanda de desahucio.

La enervación del desahucio se regula en los artículos 22.4  y 440.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


1 + = nueve

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>